in

Cómo acabar con la flacidez

Pon fin a la flacidez

A lo largo de la vida, la piel envejecerá de forma natural de forma gradual, perdiendo firmeza y ganando mayor flacidez. Sin embargo, otros factores pueden influir en este proceso y provocar el llamado envejecimiento prematuro. La radiación solar y la contaminación, por ejemplo, provocan la aparición de arrugas y líneas de expresión en la piel del rostro antes de lo que imagina. La falta de una alimentación adecuada, a su vez, provoca el efecto acordeón, que da como resultado una piel corporal suave y grasosa. Consulta algunos consejos para mantener la piel firme y evitar la flacidez:

Cremas hidratantes

Formuladas con sustancias nutritivas y ácidos rejuvenecedores, las cremas hidratantes son una solución más lenta, pero igual de eficaz, para combatir la flacidez provocada por la falta de firmeza en el rostro y el cuerpo. Como los tratamientos estéticos son muy sensibles al sol, las cremas hidratantes son una alternativa para quienes necesitan salir de un determinado lugar todo el tiempo, debiendo exponerse al sol. Pero aun así, es necesario combinar el producto con el uso constante de un protector solar. Mezclados con cremas hidratantes, los ácidos rejuvenecedores contenidos en estos productos actúan más lentamente, pero haciendo el mismo efecto.

¿Cómo elegir las mejores cremas para combatir la flacidez?

El secreto está en buscar los activos adecuados y ser consciente de que las cremas funcionan solo como un complemento. Para saber si la crema elegida es eficaz o no, es necesario mirar la etiqueta e identificar los principios activos presentes. Para estos casos, están indicados activos como triac, cafeína, elastina, silicio, tensina, ácido glicólico, kigelina, hialuronidasa y DMAE, ya que ayudan en la producción de colágeno. El buen viejo retinol es otro activo que ayuda a combatir la flacidez, ya que estimula tanto la producción como la regeneración de las fibras de colágeno y elastina. Tensine y liftine son agentes activos que favorecen un “estiramiento” inmediato de la piel, así como raffermine, que deposita proteínas tensoras en la piel, garantizando resultados más eficaces contra la flacidez.

La manteca de karité también puede ser de gran ayuda en estos casos, ya que estimula la síntesis de colágeno, además de silicio, que fortalece los músculos. Además, es fundamental mantener la piel hidratada para asegurar su elasticidad. Para ello conviene utilizar cremas con activos como ceramidas, urea, ácido hialurónico y aceites vegetales.

Ejercicios físicos

En lo que respecta al cuerpo, el famoso efecto acordeón, de adelgazar y engordar por falta de reeducación dietética, se encarga de quitar la firmeza de la piel y dejarla flácida, similar a una piel envejecida por el tiempo. Debido a esto, es necesario seguir una dieta saludable junto con ejercicios físicos para revertir la condición. El entrenamiento con pesas es responsable de endurecer y tonificar los músculos, mientras que las actividades aeróbicas son responsables de la quema de calorías y la pérdida de peso. También existen ejercicios o masajes que, además de estimular el correcto funcionamiento de los músculos, también pueden prevenir el envejecimiento prematuro.

Higiene Corporal

Después de la ducha, durante todo el día, el acto de refrescar el cuerpo a través de la higiene corporal puede eliminar algunas impurezas de la superficie de la piel que aceleran el envejecimiento prematuro. En el caso del rostro, el aceite segregado por los poros crea imperfecciones, que suelen convertirse en cicatrices o manchas. Los productos utilizados para combatirlo también eliminan algunas de estas impurezas, como los restos de maquillaje y las sustancias tóxicas obtenidas por la contaminación del aire, responsables de la flacidez facial, las arrugas y las líneas de expresión. Y sobre todo, nunca debes dormir con maquillaje.

Reeducación alimentaria

Para quienes no lo sepan, muchos alimentos contienen aminoácidos esenciales, que son los nutrientes que su cuerpo y cabello necesitan para mantenerse fuertes y firmes. Una reeducación dietética puede ser de suma importancia para quienes desean tener un aspecto rejuvenecido desde una edad temprana, ya que los aminoácidos esenciales posponen las arrugas, las líneas de expresión y la flacidez. Vale la pena recordar que el cuerpo no produce estos nutrientes por sí solo, por lo que algunas mujeres recurren a otros métodos para mantenerse jóvenes. Al afirmar la piel y reducir la flacidez, también evita automáticamente la celulitis y las estrías.

Tratamientos estéticos para la flacidez

Para quienes buscan una solución radical para tener una piel firme y flácida pueden optar por tratamientos estéticos faciales o corporales. Ácidos para uso doméstico, láser azul, láser fraccionado, luz pulsada, microabrasión y peeling químico son algunos ejemplos de tratamientos faciales estéticos que previenen flacidez, imperfecciones, arrugas y líneas de expresión, pero no forma quirúrgica. Todos ellos promueven una especie de exfoliación en el rostro, provocando que la capa más superficial de la piel empiece a desprenderse por completo, mientras que por debajo nace una nueva capa más saludable.

Alimentación

Una dieta equilibrada es de fundamental importancia para la formación de tejidos y debe contener alimentos ricos en proteínas, bajos en grasas saturadas y que combatan los radicales libres, como los ricos en vitamina A, vitamina E, vitamina C, selenio, cobre, zinc y licopeno. Además, es fundamental evitar los alimentos con un índice glucémico alto, que, como dije aquí, interfieren en la liberación de radicales libres, lo que afecta la estructura del colágeno y, en consecuencia, se refleja en la elasticidad de la piel. Se deben preferir los alimentos ricos en proteínas en la dieta, ya que son importantes en la producción de fibras musculares. Para producir fibras musculares, el cuerpo necesita aminoácidos, que se obtienen a través de las proteínas, por lo que la proteína es la mejor cuando se trata de flacidez.

El tabaco

Es necesario evitar fumar, ya que es el devorador de colágeno, que es sinónimo de flacidez. En cuanto al sol, el problema es que el exceso de exposición al sol genera una destrucción de las fibras elásticas, que también es sinónimo de flacidez.

Hidratación

Mantener tu cuerpo adecuadamente hidratado, ya que cuando el cuerpo se deshidrata, el tono de la piel se ve afectado. Y empezar, de una vez por todas, a practicar alguna actividad física, que, por cierto, es la única capaz de prevenir la flacidez muscular.

¿Cómo evitar la flacidez?

Junto a las estrías y la celulitis, la flacidez es parte del mayor miedo de las mujeres. La flacidez, que puede ser de la piel o del músculo, es la falta de tonicidad provocada por el aumento excesivo de peso, la falta de ejercicios físicos, factores genéticos y también ambientales. El aumento y la pérdida de peso, el famoso efecto acordeón, provocan la rotura de las fibras elásticas, que a su vez provoca la flacidez. Entonces, el primer paso para evitar la flacidez es cuidar la comida. La práctica constante de ejercicios físicos es fundamental para que no aparezca la flacidez muscular, la más difícil de tratar, ya que mantiene tonificada la fibra muscular. Y, cuando el músculo está rígido, la piel tiende a seguirlo, luciendo más firme. También hay que evitar el consumo de tabaco, ya que, como he dicho muchas veces aquí, actúa como “devorador de colágeno”, fundamental para mantener la piel firme y tonificada. Mantener la piel nutrida e hidratada también es importante, ya que, aunque esto no interfiere con la flacidez, garantiza la salud y resistencia de la piel, previniendo la aparición de estrías.

En cuanto a los masajes, el consenso es que son efectivos en la eliminación de los líquidos acumulados, lo que ayuda mucho en los casos de celulitis, pero que, en el caso de la flacidez, no son solos, tan efectivos.

Marta Aguirre

Escrito por Marta Aguirre

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

¿Qué es el sellado de cutículas?

Los mejores aceites vegetales para el cabello: cómo usarlos y sus beneficios