in

Comprender qué es el botox y conoce los riesgos que ofrece para la piel

Hace unos años, las mujeres más jóvenes, en el grupo de edad de 25 años, no se preocupaban por las arrugas en el corto plazo, solo prestaban la debida atención cuando realmente aparecían. La atención fue diferente y esta preocupación apareció mucho más tarde que en la actualidad. Cada día son más los jóvenes que se dedican a los tratamientos de la piel con la intención de prevenir las arrugas antes de que aparezcan, porque si hay un detalle que molesta a las mujeres, son las arrugas. Por pequeña que sea la marca de expresión, aunque sea esa delgada línea que solo tú puedes ver o que acaba de aparecer, le quitan la paz a muchas mujeres y disminuyen los niveles de autoestima de un momento a otro.

Las arrugas pueden ser causadas por los efectos nocivos del sol, por razones de tendencia genética, a veces por marcas de expresión por movimientos repetitivos o con el paso del tiempo, cuando las famosas marcas que acompañan a la maduración de la mujer se vuelven más evidente en la piel. En casos más avanzados el uso de cremas específicas y algunos tratamientos de luz ya no consiguen resolver este tipo de imperfecciones. Para ello existen tratamientos avanzados que actúan en profundidad sobre la piel. Entre los más utilizados se encuentra el botox, un proceso en el que muchos invierten en un intento de curar las marcas del tiempo y lograr una piel tersa.

¿Qué es el botox?

Las nuevas tecnologías avanzan constantemente y siempre a la vanguardia ofreciendo lo mejor en tratamientos de belleza. Sin embargo, a pesar de la diversidad de tratamientos, el tratamiento botulínico destaca entre todos ellos a la hora de disimular las arrugas del contorno de ojos, boca y cuello.

Su nombre popular, botox, tiene mucho éxito en clínicas de tratamientos dermatológicos y cirugía plástica. El botulismo es en realidad una forma de intoxicación alimentaria que se produce cuando una persona ingiere un alimento que contiene una neurotoxina. Esto es desarrollado por una bacteria llamada Clostridium botulinum.

El principal papel del botulismo es paralizar el lugar donde se aplica, esto se debe a que la toxina se incorpora junto a las terminales nerviosas, provocando que no se produzcan contracciones musculares por el bloqueo de las señales de transmisión.

Una vez que la toxina se lleva a cabo mediante una inyección en una determinada zona del rostro, los músculos presentes en ese lugar se paralizan, como si estuvieran congelados por un tiempo predeterminado. Por tanto, las arrugas allí presentes desaparecen como por arte de magia, porque si una zona del rostro no puede moverse es un hecho que tampoco se arrugará y la consecuencia es una piel tersa.

Creo que la mayoría debe haber visto algunos de los errores de aplicaciones fallidas en celebridades de todo el mundo. Si bien el botox es un descubrimiento muy bienvenido para las mujeres, también presenta riesgos que deben considerarse antes de decidirse por una aplicación. Conoce los principales peligros aclarados por expertos en la materia:

Analiza si el botox es efectivo para lo que quieres disfrazar

Algunas mujeres terminan confundiendo un proceso con otro, a veces la aplicación no resuelve cuál es su problema. La mayor confusión ocurre entre los procedimientos inyectables que tienen la función de combatir las marcas del tiempo, como el llenado con ácido hialurónico o colágeno. El Dr. Enfry aclara que la única ventaja de optar por la toxina botulínica es que deja el músculo debilitado durante un tiempo determinado, normalmente entre 3 y 4 meses el aspecto normal ya vuelve a la piel. Como muchos creen, el botox no llena las líneas de expresión, simplemente no permite que ocurra el movimiento en el lugar. El dermatólogo neoyorquino indica otro tipo de relleno para la zona del contorno de los labios, ya que el botox no es eficaz en este alisado.

Cuidado con el botox ilegal

Aquí se aplica el dicho “Cuando la limosna es demasiada, el santo desconfía”. Hay poco cuidado al elegir el lugar donde se realizará el procedimiento. Hoy en día es fácil encontrar anuncios en Internet, en vallas publicitarias esparcidas por toda la ciudad con precios prácticamente imprácticos. Hay que estar atento a estas ofertas, porque por encima del valor está tu salud y para eso se debe evaluar la calidad del servicio. Es importante pedir ver el producto a aplicar. Si el producto es muy barato es muy probable que se haya comprado en el mercado negro o que esté desactualizado.

Existe el riesgo de desarrollar alergia al producto

Como se explicó anteriormente, el botox proviene de la misma bacteria que el botulismo, pero tranquilo, no vas a contraer la enfermedad, pero puedes sufrir reacciones alérgicas debido a los elementos utilizados en la aplicación. La doctora Rosa dice que entre los síntomas más recurrentes se encuentran picazón, hematomas, desmayos y asma. De ahí la importancia de elegir una clínica reconocida o en la que ya conozcas a alguien que hizo el tratamiento en ella. Las buenas recomendaciones de personas de confianza son muy importantes a la hora de tomar una decisión.

Busque un profesional calificado para evitar fallas

Antes de lanzarte a las agujas para mantenerte más joven, es más que recomendable investigar sobre el especialista y la clínica donde te van a aplicar el botox. Si tienes algún conocido que lo hizo después del tratamiento continuó con la expresión natural, si puedes, hazlo con él también. El semblante natural significa que tiene habilidad y domina muy bien la técnica. Cuando se inyecta botox por error en cualquier parte del rostro, el riesgo de que el rostro se vuelva desigual es inminente.

La aplicación se compara con un arte, se requiere experiencia y habilidad para que todo salga según lo planeado. No corras el riesgo de tener la cara torcida. Si tenemos una imperfección en el cuerpo, la disimulamos con ropa adecuada; ahora si hay un defecto en la cara, como una parte es más grande que la otra, no es posible disimularlo. No creo que nadie se sienta cómodo con una máscara, ¿verdad? Para evitar la vergüenza, asegúrate de que tu médico esté calificado para realizar el botox.

Di no a la exageración

La adicción es un mal que acompaña a determinados tratamientos de belleza. Normalmente estamos encantados de ver resultados satisfactorios y simplemente nos volvemos adictos, desconociendo el límite de tiempo mínimo para la siguiente sección o exagerando la cantidad en busca de mejores resultados.

Para mejorar lo que ya es bueno, hay errores que podrían haberse evitado, como la inclinación de las cejas, la falta de movimiento alrededor de los ojos y la boca, haciendo artificial la apariencia. El objetivo es disimular las arrugas y no perder la expresión facial, pero para eso es necesario dejar a un lado el exceso. Además, la consistencia en las aplicaciones puede debilitar los músculos haciéndolos parecer falsos y el procedimiento se vuelve más doloroso.

Se franco al consultar

No ocultes detalles de tu salud por miedo a no poder realizar aplicaciones de botox. Es sumamente necesario que seas honesto al hablar de tu historial médico, especialmente si padeces problemas musculares, ya que las posibilidades de sufrir efectos secundarios graves como dificultad para respirar son aún mayores. También habla sobre cirugías, tratamientos, procedimientos que hayas realizado y medicamentos si los estás tomando.

Es bueno recordar que el resultado no es instantáneo

Si ha escuchado que justo después de la aplicación ya es posible ver el resultado completo, esto es pura mentira. Para eso, se necesita un período de aproximadamente una semana para verificar el resultado final. Si las arrugas fueran más evidentes, el período se alarga un poco más y puede llegar hasta las dos semanas.

El proceso puede ser doloroso

Para algunos es solo un “pinchazo”, mientras que para otros la administración del producto puede ir acompañada de dolor. Después de todo, es una aguja y esta situación casi siempre es incómoda. El hielo es eficaz para aliviar las molestias debido a su poder anestésico. Pero también existen cremas desarrolladas para anestesiar la región deseada.

Restricciones importantes antes del procedimiento

La primera regla es no utilizar aspirina durante más de una semana antes de la aplicación porque tiene acción anticoagulante sobre la sangre, lo que genera hematomas. Con el aceite de pescado ocurre de la misma forma, ya que es similar al efecto de la aspirina, ya que se produce una coagulación provocada por el adelgazamiento de la sangre.

Quédate como “estatua” después del botox

Actitudes básicas como mover la cabeza hacia los lados o agacharla, tomar siestas, hacer ejercicio están prohibidas después de la sesión. Después de dos horas, las restricciones ya no son válidas.

Marta Aguirre

Escrito por Marta Aguirre

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Radiofrecuencia para la celulitis

Cómo broncearse rápido y mantenerse