in

Tipos de tratamientos capilares: desde la humectación hasta la reconstrucción, ¡descubre cuál es el que más necesita tu cabello!

Para tener un cabello hermoso y saludable, es importante invertir en una serie de cuidados que garanticen todo lo que el cabello necesita. Además de las mascarillas de hidratación, nutrición y reconstrucción que forman parte del programa capilar, los champús anti residuos y los tratamientos más potentes – como la hidratación y la cauterización – también marcan la diferencia en la rutina del cuidado del cabello. ¿Pero sabes cómo identificar cuando tu cabello necesita una determinada técnica o producto? ¡Consulta este material para aprender!

1) Hidratación

Cualquier cabello, desde muy liso hasta rizado, ¡siempre necesitará hidratación! Además de ser indispensable para garantizar suavidad y dar movimiento a los mechones, también se caracteriza por ser el primer tratamiento que se debe realizar antes de cualquier otra etapa, ya que el agua en la fibra capilar es el componente que debe ser reemplazado primero.

Pero, para saber cuándo la hidratación es más de la necesaria, el consejo es reparar la apariencia y el tacto del cabello. Si está seco, con puntas abiertas y ligeramente áspero, es señal de que es hora de apostar por una poderosa mascarilla hidratante para devolver todo el agua que necesitan el cabello para ser maleable y muy suave.

2) Nutrición

¿Tu cabello está apagado, muy áspero, con mucho frizz y se enreda fácilmente? ¡Entonces está pidiendo nutrición! Elaborado con mascarillas ricas en aceites o mantecas, este tratamiento se encarga de reponer los lípidos de la fibra capilar -es decir, su grasa natural- y sellar el pelo para que no pierda hidratación.

Este tratamiento es uno de los más importantes en la rutina de cuidado de los rizos, ya que repone el aceite natural que necesitan, pero también brinda beneficios para todos los demás tipos de cabello con su función de nutrir la fibra capilar de adentro hacia afuera y protegerla. contra daños externos.

3) Reconstrucción

Los cabellos débiles, quebradizos, elásticos y muy porosos deben iniciar una rutina de reconstrucción para que la fibra capilar se recupere y fortalezca. En general, aquellos que acaban de someterse a procedimientos químicos de alisado o coloración son los que más necesitan atención, pero los factores externos de la vida diaria, como el viento, el sol y la contaminación, también pueden hacer que las cerraduras naturales necesiten tratamiento. .

Reemplazando las proteínas de la fibra capilar, como la queratina, la reconstrucción hace que el cabello sea más fuerte y con su elasticidad natural. Pero, para que funcione, es necesario evaluar el estado del cabello y configurar un calendario con la frecuencia de tratamiento correcta: semanal para cabellos muy elásticos; quincenalmente para los dañados o que acaban de someterse a procedimientos químicos; y mensual para aquellos con textura natural.

4) Champú anti residuos

El champú anti residuos no es un producto de tratamiento, pero es fundamental que estos penetren en tu cabello. Aunque se usa principalmente en cabellos grasos, incluso los que lo tengan seco deben aplicarlo en un momento u otro para garantizar una limpieza completa.

Para saber si tu cabello necesita un lavado con este tipo de champús, solo observa algunos detalles: si notas que no está reaccionando bien a los tratamientos y se ha vuelto muy opaco y pesado, es señal de que es hora de recurrir a anti-residuos para dejar el cuero cabelludo libre de impurezas y todos los residuos de productos anteriores.

5) Humedad del cabello

La humectación capilar es una técnica para la etapa de nutrición, pero se diferencia de las mascarillas con esta propiedad en que garantiza un tratamiento más profundo. Utilizado por las mujeres indias durante muchos años, se elabora aplicando aceite desde la raíz hasta las puntas y masajeando el cuero cabelludo con las yemas de los dedos para estimular el crecimiento. En la versión nocturna, actúa sobre el cabello durante toda la noche; pero, durante el día, el tiempo de dos horas es suficiente para nutrir la fibra capilar.

Cuando el cabello está excesivamente seco, apagado y con mucho frizz, en lugar de recurrir a mascarillas el día de la nutrición, la mejor opción es apostar por la humectación del cabello para un tratamiento más potente.

6) Cauterización

La cauterización es un tratamiento que actúa en profundidad sobre la fibra capilar, devolviendo toda la queratina que necesita para mantenerse fuerte y saludable. A pesar de recordar la función de reconstrucción, es una opción más potente para realizar una recarga más intensa de la proteína y actuar como una especie de «cemento» para evitar que el cabello pierda los nutrientes que acaba de recuperar.

Pero, incluso con todos estos beneficios, la cauterización puede terminar provocando un efecto rebote en las cerraduras si se hace innecesariamente. Por lo tanto, antes de recurrir a la técnica, es necesario evaluar el comportamiento del cabello: si está extremadamente seco, dañado y quebradizo, ¡vale la pena concertar una cita en el salón para invertir en este procedimiento!

Productos recomendados:

Ana Vidal

Escrito por Ana Vidal

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0
Tapar canas

Cómo teñir el cabello blanco: echa un vistazo a los consejos y mira en qué tipo de color apostar

Aceites perfumados para el cuerpo: los productos más válidos.